Inocuidad del GMS

El GMS es uno de los ingredientes alimenticios que más se ha sometido a prueba para estudiar su seguridad. Finalmente podemos decir con certeza que, el glutamato monosódico (GMS) es seguro para el consumo humano. Expertos en salud avalan su seguridad basados en extensas investigaciones científicas y una larga trayectoria de su uso en todo el mundo:

  • La FDA, agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos y medicamentos, desde 1958 ha categorizado al glutamato monosódico como una sustancia “Generalmente Reconocida como Segura” (GRAS, por sus siglas en inglés). Esta categoría se otorga a sustancias, que se agregan a los alimentos, que han demostrado ser inocuas dentro de sus condiciones de uso. Es decir, su consumo no provoca una enfermedad ni agrava una ya existente. Dentro de esta categoría se encuentran también la sal y el azúcar.
  • El Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios (JECFA) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), determinó que el GMS es una sustancia de “ADI no especificado”. ADI significa “Ingesta Diaria Aceptable”, y la categoría ‘no especificada’ significa que la sustancia no representa una amenaza para la salud y, por lo tanto, no se considera necesario indicar una cantidad de consumo diario adecuado, a diferencia del azúcar, sodio y otras sustancias que sí lo tienen.
  • Los insumos utilizados en la elaboración del glutamato monosódico (marca comercial AJI-NO-MOTO®) son aprobados por diversas entidades internacionales que regulan los alimentos a nivel mundial, como el Codex Alimentarius, la FDA y el EFSA (Autoridad Europea de Seguridad de Alimentos).
  • En enero de 2018, la Sociedad Internacional de Cefaleas eliminó al glutamato monosódico de su lista de factores que causan migrañas.

Todos los estudios de revisión realizados por autoridades gubernamentales, no gubernamentales e internacionales señalan lo mismo: ¡El GMS es seguro!